En Espacio Crisálida ofrecemos clases de metodologías relacionadas con el aprendizaje y desarrollo a través del movimiento para bebés, niños y adultos. Se imparten clases en inglés y en español.

 Las investigaciones más recientes en Neurociencia y Educación han comprobado que, ya sea en las aulas o en la vida, aprendemos mejor al emocionarnos, lo que nos lleva a involucrarnos en nuestros propios procesos de aprendizaje con interés y atención. Ofrecemos un entorno agradable, cómodo y acogedor para aprender con todos los sentidos, con el cuerpo en movimiento y la mente despierta.

 

Somos profesionales con estudios y experiencia laboral internacional. Sentimos pasión por los temas y métodos con los que enseñamos. Nos gusta conocer a las personas, observar y respetar sus necesidades, tiempos e intereses.

Valoramos el desarrollo de la creatividad, la confianza, la libertad, la imaginación, el movimiento, la expresión, la autonomía, la motivación y la curiosidad. Nos gustan los idiomas, los juegos y nos tomamos en serio la idea de que  cuando se aprende con una sonrisa, todo es más fácil.

Espacio Crisálida es un lugar ideal para el bebé que gatea en las colchonetas, para el niño que da sus primeros pasos porque puede caerse sin miedo, para el niño que supera su timidez cantando y bailando una canción en inglés, para quien se disfraza y juega a ser otra persona, para los adultos que recuperan con emoción posibilidades de movimiento olvidadas, para quienes vienen con estrés, con dolores y se van caminando ligeros y sonrientes.

Os invitamos a bebés, niños y adultos a disfrutar con nosotros del placer de aprender. 

El equipo de Espacio Crisálida

La noción de Crisálida, que deriva del latín científico chrysalida (aunque sus orígenes más remotos se encuentran en la lengua griega), se emplea en el terreno de la zoología con referencia al estado previo a la etapa adulta que presentan los insectos que realizan una metamorfosis completa.


También llamada pupa, la crisálida implica la transición entre el estado de larva y el estado de adultez.  En el proceso se albergan en una especie de cápsula que les brinda protección mientras sus órganos se modifican y adoptan la nueva estructura.

Durante la etapa de crisálida se desarrollan las alas y las patas de manera progresiva. Simultáneamente, el cuerpo comienza a adquirir la estructura tripartita que caracteriza a los adultos, con abdomen, tórax y cabeza.

La fase de crisálida puede durar desde algunas semanas hasta varios meses. En el momento de la eclosión, el animal disuelve o rompe el capullo y emerge en su estado adulto